Bultos en el Pecho y Alimentación

#PlanFibroadenomaCero

A mí me ha tocado. Creo que uno de los temas que más nos pueden preocupar a las mujeres, aunque no hablemos constántemente de ello, es que nos aparezca un bulto en el pecho. Por lo menos en mi entorno, siempre es un tema que pone muy nerviosa, pero no por eso tenemos costumbre de hacernos muchas revisiones…

Hace dos días tuve mi revisión anual, y allí volvían a aparecer. Dos nuevos compañeros de viaje. Y uno que ya me acompañaba, 3 milímetros más grande.

Un fibroadenoma (o adenoma fibroso), es un bulto benigno en el pecho. Aunque inicialmente no son motivo de preocupación, no quiero volver a verlos crecer, ni quiero que vuelvan a salir bultos nuevos. Todo cuerpo extraño puede convertirse en maligno… Y ya van dos operaciones!!! Por tanto, hay que analizar la situación y pasar a la acción.

¿Sabías que los bultos en el pecho (de cualquier índole) son causados por un nivel alto de estrógenos en nuestro cuerpo?

Los estrógenos son hormonas del grupo de las esteroideas y constituyen la primera hormona sexual femenina.. El exceso de hormonas favorece una mayor producción de células en la zona de las mamas. El exceso celular lleva a una acumulación de las mismas que el organismo no puede eliminar por lo que se enquistan. El quiste inflama el tejido de la zona que lo rodea dando lugar a la formación de un tejido fibroso característico de estos bultos.

Me puse a investigar un poco por la red, y…voilà… cuál fue mi sorpresa (aunque tiene mucho sentido), cuando descubrí que la aparición de bultos en el pecho está íntimamente relacionada con nuestra alimentación.

bultos en el pecho

Plan de acción

 Lo primero que tenía que hacer, era identificar era el tipo de alimentos o hábitos alimenticios que podían favorer el aumento de estrógenos, y por tanto, la aparición de los temidos bultitos.

QUÉ DEBEMOS ELIMINAR DE NUESTRA DIETA (O REDUCIR SU INGESTA).

Os quiero enumerar los alimentos que debemos dejar de consumir o debemos disminuir la cantidad que tomamos. Después os contaré cómo pienso yo aplicar estas pautas (que es más fácil de lo que parece en principio).

Grasas saturadas e hidratos de carbono refinados. El tejido mamario es muy sensible a las grasas saturadas, grasas trans e hidratos de carbono, ya que aumentan el nivel de estrógenos. Si tenemos demasiados estrógenos, se estimulará el tejido mamario, por lo que nos dolerá más el pecho y se pueden formar con mayor facilidad los quistes.

Azúcar refinada y carbohidratos simples (harina, pasta, arroz): Son pro-inflamatorios, lo cual contribuye a la aparición de nuevos bultos en el pecho.

Productos lácteos. Aunque en un artículo anterior ya hablábamos de no tomar lácteos, ahora sé que tomando lácteos, especialmente la leche, estoy introduciendo hormonas en mi cuerpo que alteran las mías, con la consecuencia del descontrol hormonal y aumento de estrógenos. Si tomamos leche, por lo menos que sea ecológica. De esa manera nos estaremos asegurando que las vacas no han sido alimentadas con hormonas y antibióticos, llamados xenoestrógenos, que actúan como estrógeno en nuestro cuerpo, aumentando así los niveles. Esto mismo es aplicable para los pesticidas rociados en fruta y verduras.

Cafeína y chocolate: Debemos de eliminar o reducir la toma de productos con cafeína (café, té, coca-cola, pepsi…), el chocolate y la cerveza sin alcohol. Contienen metilxantinas, que pueden producir una sobre estimulación del tejido mamario (uy uy uy…que esto se va complicando…).

QUÉ DEBEMOS INCLUIR EN NUESTRA DIETA

Lo que debemos saber, es que el hígado es el encargado de sintetizar los estrógenos para su eliminación. Por tanto, debemos mantener sano nuestro hígado (léase entre líneas, reducir el consumo de alcohol, entre otras cosas). El cardo mariano ayuda a depurar el hígado. (Más info aquí).

Debemos introducir mucha fibra de origen vegetal (sobre todo cereales integrales y frutas). Es importante para eliminar el exceso de estrógeno en las heces. Las verduras crucíferas como el brócoli, col… contienen indol-3-carbinol. Este compuesto reduce la capacidad del estrógeno para adherirse al tejido mamario.

Un dieta rica en alimentos integrales y pobre en grasas animales, serán nuestro mejor aliado.

Como suplementos alimenticios podemos tomar aceite de onagra. Yo ya me he comprado mi bote de cápsulas, y te aseguro que si te informas de las propiedades tan beneficiosas, vas a hacer lo mismo. No solo reduce el síndrome premenstrual, sino que mejora la salud de nuestra piel (acné, eccemas), se utiliza tanto en la menopausia como en la regulación de la menstruación, y  según algunos estudios, puede ayudarnos a reducir el tamaño de los bultos del pecho.

El aceite de onagra es rico en Omega 6, que disminuye la inflamación del pecho. También ocurre con el Omega 3, que lo podemos encontrar en el aceite de pescado azul (ojo con los metales pesados), aceite de lino, de sésamo, de nuez…

El yodo disminuye la capacidad del estrógeno para adherirse a sus receptores en las mamas, esto disminuye el dolor de los pechos. La mejor manera de tomarlo es en la alimentación, algas como la alga wakame o kombu darán yodo de manera sencilla.

things to do

Aunque parecen muchas cosas que no podemos tomar (parece que solo nos dejan las frutas y verduras, y ecológicas), hay muchísimas alternativas, que podemos ir introduciendo poco a poco. No creo que tampoco sea bueno ser radical, ya que pasar bruscamente de la dieta que llevamos, a una dieta quitando todo lo que nos perjudica, puede ser insostenible, dejándonos frustrados y sin ganas de seguir cuidándonos, ya que de golpe nos hemos privado de todo lo que nos gusta. Por tanto, yo he decidido ir haciéndolo poco a poco.

POCO A POCO, PASO A PASO

Dejar los lácteos no me va a costar mucho, ya que prácticamente los había eliminado de mi dieta. Excepto el queso, que me encanta, que tomaré solo en ocasiones extraordinarias.

El azúcar refinado lo voy a sustituir por stevia o por ágave. La harina refinada podemos sustituirla por harina de espelta, de centeno, e incluso tomar dulces sin harina, partiendo de semillas o frutos secos…Podemos hacernos infusiones para ir disminuyendo las dosis de café…y un millón de alternativas. No os imagináis cuántas hay. Próximamente os iré hablando de ellas, porque merece la pena que las conozcáis. Os contaré todo lo que incluyo en mi dieta. No tenemos que renunciar al placer de comer para poder cuidarnos. Para nada.

Yo voy a intentarlo. En un año VOY a conseguir que se reduzcan, o si no, por lo menos NO van a aparecer nuevos bultitos. #PlanFibroadenomaCero

¿Te apuntas? Os iré contando mis progresos.

Muchas gracias por vuestros comentarios.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s